Judo Gandoy Judo Gandoy Judo Hdad. Cajastur Artículos Prensa

Ha muerto Anton Geesink, 10 Dan de judo

Jose Antonio Sanchez Gandoy
Por:
Jose Antonio Sánchez Gandoy
Miembro de la Comisión Nacional de Grados.
Profesor Numerario y Cinturón Negro
DAN de Judo.
Juez Nacional de katas.
Anton Geesink
Anton Geesink

Fecha: 27.08.2010

A la edad de 76 años falleció el excepcional maestro en judo Antón Geesink. Actualmente destacado Miembro del COI desde 1987, había impartido sus clases magistrales por todo el mundo. Por los japoneses, creadores del judo, era tratado con un reverencia única a pesar de que había sido el deportista que "había hecho llorar a Japón" en los Juegos que estos organizaron en 1964 dando al judo categoría de deporte olímpico.

El joven Geesink, en su Holanda natal comenzó primero con la lucha grecorromana especialidad en la que fue preseleccionado para los Juegos Olímpicos de Roma. Más tarde, se pasó al judo, deporte en el que volcaría su vida. Su envidiable físico le auguraba un éxito que llegaría unos años después y permanecería como inigualable hasta nuestros días.

Campeón Olímpico de Judo en Tokio 1964 al derrotar en el combate de la final a Kaminaga, el excepcional judoka nipón. También consiguió en tres ocasiones el título de Campeón mundial. En 1961 en Paris, en 1964 en Tokio y en 1965 en Río de Janeiro.

Además, fue 21 veces (atención, veintiuna veces) campeón de Europa y obtuvo decenas de títulos como campeón nacional de Holanda, tanto en categoría individual como por equipos.

Merced a su impresionante palmarés y al respeto hacia su trabajo,recibió el 10 º Dan de Judo en 1997, siendo por aquel entonces el único judoka del mundo con ese rango. En Japón ,cuna del judo, se le apreciaba especialmente no solo por su impresionante trayectoria deportiva ,sino, por el descomunal impulso que le dio en todo el mundo a este arte marcial con sello Olímpico.

Tenía "su método" específico de enseñanza y era un maestro adelantado a los tiempos. El "sensei" Geesink ayudó a catapultar el judo de forma excepcional. Su preocupación por adaptar y relanzar el judo infantil, el judo femenino y la normativa del judo competición le llevaba a estar continuamente pretendiendo una capacitación y formación de los profesores de judo para elevar el nivel técnico y social de este deporte.

Le conocí en uno de los cursos que impartió a principios de los 80 en España. Personalmente prefiero el estilo del judo japonés por encima de cualquier otro, pero "su" judo había que conocerlo. Durante siete días un centenar de judokas ,competidores y maestros, acudíamos mañana y tarde ilusionados a recibir sus clases magistrales. En sus duros entrenamientos siempre sorprendía por su capacidad para explicar los puntos que consideraba esenciales. Transmitía y animaba a hacer un judo fácil. En el tatami se mostraba afable y con especial sentido del humor. Una personalidad que cautivaba. Pasados los años seguí saludándole siempre que pude en los mundiales a los que asistí y siguió pareciéndome un judoka de una personalidad arrolladora.

El pasado año en el campeonato del mundo Judo de 2009 en Rotterdam, pudimos verle en "El Faro Andaluz" un restaurante al lado de los canales, durante una cena a la que invitó a otros míticos campeones japoneses. Al lado de Yasuhiro Yamashita ,considerado por muchos el mejor judoka de todos los tiempos, reía Geesink.

Dentro de una semana, se celebrará en Japón ¡Qué casualidad! el campeonato del Mundo de Judo 2010. Él ya no entregará medallas a los vencedores, pero seguro que en tan especial escenario su figura será recordada hasta alzarla aún más a la categoría de mito. Pues Anton Geesink, es hoy en día, pieza fundamental del judo moderno.

Descanse en paz.


José Antonio Sánchez Gandoy
Cinturón rojo-blanco 8º Dan.